Foto: El muro: Una oportunidad para impulsar la Industria de la Moda en México

El muro: Una oportunidad para impulsar la Industria de la Moda en México

En los últimos meses México ha vivido un temor intermitente hacía su vecino del norte, debido a las nuevas políticas, en su mayoría proteccionistas implementadas y por implementar de parte del actual presidente Donald Trump. El “miedo” colectivo que estas acciones provocan, coloca a México como un rehén de carácter político y económico al estar atado a la decisión de Estados Unidos de frenar el comercio bilateral entre ambos países.

Dentro del sector textil y de manufactura, la situación no ha sido favorable en los últimos años debido al ingreso de producto extranjero del que se malversan especificaciones de fabricación con el fin de pagar menos en aranceles, el desplazamiento de empresas que contratan manufactura a países donde este servicio es mucho más barato como China o Vietnam y el aumento a combustibles que ha provocado que los productos nacionales aumenten su tarifa entre 4% y 5% en los últimos meses.

La salida de México del TLCAN y del TPP, o su renegociación, es para la Industria de la moda nacional, una amenaza latente, ya que actualmente, el 95% de lo que se fabrica se vende a Estados Unidos, además de que los insumos requeridos para la producción son adquiridos a precio de dólar.

Sin embargo, el panorama visto desde el desarrollo de la Industria de la moda creativa y especializada, los alcances de la salida de los acuerdos de comercio internacional podrán ser superados y rebasar las expectativas de la Industria si se toman las medidas correctas. De acuerdo con la presidencia de la Cámara de la Industria del Vestido, ésta cuenta con recursos para soportar la tormenta económica que se avecina; dichos recursos recaen en la experiencia de negocios y a la competitividad que los empresarios han adquirido desde el inicio del TLCAN, además de la ya necesaria opción de extender las importaciones más allá del mercado estadounidense y el evidente apoyo gubernamental con infraestructura, políticas económicas e inversión en proyectos que ayuden al progreso real de la Industria, tanto a nivel creativo como empresarial.

Bajo estas medidas la Industria de la moda nacional tendría una participación clave dentro del desarrollo económico interno ya que los 185 millones de pesos que este sector genera anualmente en México, pueden ser netamente parte del flujo económico del país al ser generado por empresas y actores nacionales.

La creación de un “muro” que bloquee ciertas posibilidades de expansión económica, es más una alerta a las Industrias, las cuales han enfocado erróneamente  sus actividades en exportar sus productos, en vez de incrementar el mercado local; lo cual en estos momentos será la forma obligada en la que todo el sector industrial haga frente a las adversidades políticas y sociales, que no solo sacarán al país del apuro con Estados Unidos, si no que serán punto clave para el tan ansiado crecimiento de México como potencia económica a nivel mundial.

Por Andrea Villegas.